Guía de blackjack

El blackjack es el juego de cartas de casino más popular del mundo. Presente en establecimientos de juego desde principios del siglo XIX, su mecánica ágil y accesible lo convierte en un juego muy atractivo para los jugadores de casino que quieren enfrentarse al crupier.

Además, la famosa estrategia de contar cartas ha provocado que el blackjack aparezca en películas como «21» o «Rain Man», aunque, como veremos más adelante, las nuevas medidas de seguridad de los casinos dificultan mucho su utilización.

En esta guía, descubriremos por qué el blackjack es un juego tan fascinante para los jugadores de casino. Aprenderás cómo se juega al blackjack, las diferentes reglas y variantes del juego, algunas estrategias básicas para empezar y si todavía es posible contar cartas.

Reglas del blackjack

Para entender las reglas del blackjack, podemos guiarnos por el otro nombre con el que se conoce al juego: veintiuno. Efectivamente, el número 21 es la base del blackjack que conocemos hoy en día y supone el principal objetivo del juego, que es acercarnos más que el crupier a una puntuación total de 21, pero siempre sin pasarnos.

Para obtener la puntuación de nuestra mano, debemos conocer el valor de las cartas, que podemos resumir de la forma siguiente:

Cartas Valor en el blackjack
Del 2 al 9 Valor nominal
10, J, Q, K 10 puntos
As 1 u 11, según la mano

Podemos crear combinaciones «blandas» con un As. Por ejemplo, una mano con un As y un 6 se denomina «17 blando». Si te plantas con esta mano, contará como 17. Pero si pides carta y recibes un 5, el valor del As pasará a 1, ya que, si lo contáramos como un 11, te pasarías.

Cómo jugar al blackjack

En la versión más habitual del blackjack, el crupier reparte dos cartas al jugador, que puede plantarse (quedarse con las cartas que tiene) o pedir carta (recibir una nueva carta del mazo). El crupier también se repartirá dos cartas a sí mismo, una tapada y otra destapada.

Tras el reparto de las cartas, le toca el turno al jugador. Según las cartas que tenga y la estrategia que siga, podrá pedir carta o plantarse. Si lo prefiere, también tiene la opción de doblar la apuesta, en cuyo caso recibirá una nueva carta y no podrá pedir más, o, si las dos cartas son iguales, podrá dividir la mano, tras lo cual jugará dos manos diferentes pagando una apuesta adicional.

Si el valor de las cartas del jugador se pasa de 21, este pierde automáticamente la mano, independientemente de lo que haga el crupier.

Aunque haya otros jugadores en la mesa, el jugador se enfrenta únicamente al crupier.

Cuando el jugador completa su turno, le toca actuar al crupier. En la mayoría de las versiones de blackjack, el crupier pedirá carta hasta obtener una puntuación mínima de 17, momento en el que debe plantarse obligatoriamente.

Si el crupier se pasa de 21, el jugador gana la mano automáticamente, siempre que no se haya pasado antes. Si nadie se pasa, gana la mano quien se acerque más a 21. En caso de empate, el jugador recupera el importe de la apuesta.

La jugada maestra del blackjack es sumar 21 con dos cartas (As + 10/J/Q/K). Si la obtienes como jugador, ganas automáticamente la mano, salvo que el crupier también la obtenga.

Probabilidades y pagos del blackjack

La mayoría de las versiones de blackjack presentan una proporción de pago básica de 1:1, por lo que, si apuestas 2 € y ganas, te llevas 4 €. Si obtienes un blackjack (As + 10/J/Q/K), el pago habitual es de 3:2, lo que significa que, si apuestas 2 € y ganas, te llevas 5 € (3 € + tu apuesta).

El pago exacto puede variar en función del juego y del casino. Ten en cuenta que los juegos que ofrezcan unos pagos inferiores a estos presentan un margen de la casa más alto, por lo que resulta más complicado obtener beneficios a la larga.

Siempre es aconsejable consultar las condiciones generales y la tabla de pagos de cada juego antes de empezar a jugar para tener claro qué podemos esperar.

Tipos de blackjack

Hasta ahora hemos hablado del blackjack clásico (o americano), ya que es la variante más habitual tanto en casinos presenciales como online. Sin embargo, con el paso de los años, han surgido diferentes variantes del blackjack, con ligeras variaciones respecto a la versión clásica.

A continuación, te resumimos algunas de las variantes más habituales.

Blackjack europeo

  • El crupier recibe solo una carta destapada y espera a que el jugador complete su turno antes de actuar.
  • Suele jugarse con dos mazos (en lugar de los seis o más habituales), lo que hace que los resultados sean más predecibles.
  • Ofrece unos pagos ligeramente mejores que la versión americana.

Parejas perfectas

  • Funciona igual que el blackjack clásico, con la diferencia de que el jugador tiene la posibilidad de realizar una interesante apuesta paralela a que obtendrá una pareja (p. ej. dos J o dos 5).
  • Si no la obtiene, pierde la apuesta paralela, independientemente de lo que haga la mano. Si la obtiene, el premio recibido es más alto que el de la apuesta estándar.
  • Por lo general, los pagos de esta apuesta paralela son los siguientes: 5:1 por dos cartas del mismo valor; 10:1 por dos cartas del mismo valor y color; y 30:1 por dos cartas del mismo valor, color y palo.
  • Esta última opción se denomina «pareja perfecta».
  • Esta versión es ideal para aquellos jugadores que quieren tener la opción de ganar más, pero obviamente es más arriesgada y hay que ir con cuidado.

21 español

  • Se juega sin el número 10 (se mantienen la J, la Q y la K).
  • Presenta unas reglas más liberales para compensar la mayor dificultad de sumar 21.
  • Es muy similar al «Pontón».

Blackjack de doble exposición

  • Las dos cartas del crupier se reparten boca arriba, lo que da ventaja al jugador.
  • Sin embargo, el jugador pierde la apuesta en caso de empate y el blackjack tiene un pago de 1:1 en lugar de 3:2.
  • No ofrece ciertas apuestas paralelas.

Acciones adicionales del blackjack

A la hora de jugar al blackjack, es importante saber que ciertas decisiones pueden incrementar nuestras opciones de ganar.

Hasta ahora hemos explicado las reglas básicas y el objetivo de acercarse más que el crupier a 21, pero hay otros conceptos del blackjack (permitidos en algunas versiones) que es importante tener en cuenta.

Asegúrate siempre de saber el tipo de blackjack al que estás jugando y de si las cartas del crupier están ambas destapadas o no.

Doblar

Doblar te permite duplicar la apuesta después del reparto inicial de cartas a cambio de recibir una sola carta más (suele hacerse cuando se tiene un total de 9, 10 u 11).

Ejemplo: Apuestas 5 € y recibes un 9 y un 2, lo que suma un total de 11. Doblas la apuesta a 10 € y recibes un 7, lo que significa que tendrás un total de 18 y una apuesta de 10 € en juego. Eso sí, no puedes pedir otra carta.

Dividir

Si recibes dos cartas del mismo valor, tienes la posibilidad de dividir la mano. En este caso, recibirás dos cartas adicionales para formar dos manos independientes, lo que te obligará a realizar una nueva apuesta equivalente a la apuesta original.

Ejemplo: Apuestas 5 € y recibes dos 8. Decides dividir y recibes un 5 y un As. Ello significa que tienes un 8 y un 5 en una mano para un total de 13, y un 8 y un As en la otra mano para un total de 19 blando. La apuesta de cada mano asciende a 5 € (para un total de 10 €), lo que supone haber doblado la apuesta.

Rendirse

Sería como «pasar» en el poker, es decir, no continuar con la mano, con la diferencia de que, en este caso, recuperas la mitad de lo apostado. El jugador puede optar por rendirse si ve que la carta destapada del crupier es un 9, un 10 o un As.

Ejemplo: Apuestas 5 € y recibes un 9 y un 7. La carta destapada del crupier es peligrosa, por lo que decides rendirte y recuperar 2,50 €.

Seguro

Aquí vuelve a entrar en juego la carta destapada del crupier: si es un As, puedes realizar una apuesta de seguro a que tiene un blackjack. Si es así, ganas la apuesta de seguro, que se paga 2:1, pero pierdes la apuesta original.

Ejemplo: Apuestas 10 € pero ves que la carta destapada del crupier es un As. Realizas una apuesta de seguro de 5 €, con la posibilidad de obtener los resultados siguientes:

  1. El crupier obtiene un blackjack. Ganas 10 € de la apuesta de seguro, pero pierdes 10 € de la apuesta original. Te quedas igual.
  2. El crupier no tiene blackjack, pero ganas la apuesta original. Ganas 10 € (proporción 1:1), pero pierdes los 5 € de la apuesta de seguro. En total, ganas 5 €.
  3. El crupier no tiene blackjack, pero gana la mano igualmente. Pierdes las dos apuestas: un total de 15 €.

Como puedes ver, estas opciones añaden variedad y picante al juego, lo que hace que resulte más emocionante. Ahora bien, recuerda que algunas de estas opciones pueden aumentar el margen de la casa y elevar tus probabilidades de perder dinero.

Estrategia básica para jugar al blackjack

El blackjack es, en gran medida, un juego de azar, pero existe una estrategia básica que puede ayudarte a mejorar las probabilidades de ganar.

Se trata de una serie de instrucciones sencillas que recomiendan la mejor opción en función de la mano obtenida. Se presenta en forma de tabla, por lo que puedes imprimirla o tenerla a mano en el móvil siempre que juegues.

Recuerda que existen múltiples variantes del blackjack. Aunque las reglas básicas son muy similares, presentan diferencias que pueden cambiar la manera óptima de jugar en ciertas situaciones. Te recomiendo que busques la estrategia adecuada para la versión específica de blackjack a la que vayas a jugar.

Cuanto más juegues con la misma estrategia, más fácil te resultará memorizar las reglas y jugar de forma automática. Sin embargo, antes de mecanizarla, te recomiendo jugar al blackjack gratuito, cosa que puedes hacer en la sección de juegos gratuitos de esta página seleccionando «Blackjack» en el filtro «Tipo de juego».

Contar cartas en el blackjack

Una práctica muy controvertida del blackjack es el conteo de cartas, que ha suscitado muchos titulares a lo largo del tiempo. Aunque pueda parecer complejo, se reduce a una idea muy simple: cuantas más cartas «altas» haya en el mazo, mejor para el jugador.

En ciertas situaciones, esto puede ocasionar una ventaja matemática para el jugador. Aunque esta ventaja es muy reducida, es suficiente para inclinar la balanza de tu lado, lo que puede marcar las diferencias.

Los contadores de cartas aumentan sus apuestas cuando hay más cartas altas, y las reducen cuando hay más cartas bajas, ya que ello les hace perder ventaja. Otra cosa que suelen hacer es observar la mesa de juego desde fuera e incorporarse a la partida en el momento adecuado.

Esta táctica no funciona con las versiones online del blackjack, ya que emplean un mazo virtual nuevo en cada ronda. En un casino presencial, sin embargo, es habitual que se use el mismo mazo en múltiples rondas, aunque es algo que los casinos han intentado evitar en los últimos años.

Una máquina de barajado continuo (CSM, por sus siglas en inglés) puede mezclar las cartas antes de cada ronda, lo que supone usar un nuevo mazo cada vez.

Aunque contar cartas es una práctica legal y no va contra las reglas del juego, si un casino sospecha que un jugador lo está haciendo, puede pedirle que abandone la mesa o incluso prohibirle el acceso al casino.

Idioma
Čeština
English
Español
Русский
Українська
Cambiar el país
Virginia